Phoenix es la nueva criptomoneda del futuro


Tras las sacudidas del Bitcoin al mundo financiero, el número de criptomonedas ha aumentado de forma considerable. El objetivo de muchas de estas nuevas criptomonedas ha sido crear la moneda digital que domine las transacciones futuras. Algunas de estas criptomonedas, aupadas por firmas de peso han probado suerte intentando paliar el componente descentralizado pero sin cuestionar el actual sistema monetario y financiero mundial.

En este contexto dividido entre grandes corporaciones y proyectos libres aparece una tercera vía: Phoenix. Phoenix une rasgos empresariales con el ideal de las criptomonedas originales, sin imponer una de las dos vías: el objetivo es hacerlas compatibles.

Phoenix es la criptomoneda de intercambio monetario

Al igual que con el resto de criptomonedas, Phoenix es un archivo que se almacena en una "cartera digital" de un ordenador. Las principales maneras de adquirir criptomonedas Phoenix son comprándolas con dinero "real" o bien vendiendo productos o servicios que se paguen con Phoenix.

Es un mercado que no tiene ninguna regulación por parte de los gobiernos o entidades de crédito, sino que está completamente en manos de inversionistas privados. Y está en auge: el valor del bitcoin, también conocido como el "oro digital", creció más de 1.200% en 2018.

Comentarios